RSS

16 de abr. de 2010

Reproducción de plantas bulbosas por hijuelos


Los hijuelos son bulbos secundarios que se producen alrededor de los bulbos "maternos" durante la estación de crecimiento. En verano, después de la floración, se levanta los bulbos y se plantan los hijuelos en un cantero destinado a ese propósito y se los deja por uno o dos años, hasta que hayan alcanzado el tamaño adecuado para florecer.

Este método se usa para los narcisos, tulipane, jacintos y para la mayoría de plantas bulbosas más pequeñas, como el muscari. La "bola de nieve" (galanthus) se puede multiplicar también de la misma manera, pero el momento ideal es después de la floración, cuando aún conservan verde el follaje.


Algunas azucenas, entre las que se incluyen las Lilium tigrinum, L. speciosum y Enchantment, forman hijuelos en las axilas de las hojas, en el punto de unión entre hoja y tallo. Éstos se pueden recoger en verano, almacenar en un lugar seco durante el invierno, y sembrarlos en primavera como cualquier otra semilla (dejando en este caso una distancia de 5 cm entre uno y otro, y a una profundidad de 2,5 cm) en una bandeja -semillero- para que se desarrollen como bulbos adultos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada